Las mantillas Trelleborg ayudan a una imprenta japonesa, Sashin Kagaku, a alcanzar el nivel de calidad necesario

Trelleborg

Las mantillas Trelleborg ayudan a una imprenta japonesa, Sashin Kagaku, a alcanzar el nivel de calidad necesario

Shashin Kagaku Co., Ltd.

Una condición indispensable para que las prensas de impresión offset UV funcionen de manera fluida es la utilización de unos materiales óptimos. Tras la introducción a través de Gadelius de las mantillas de impresión Vulcan Sunrise UV de Trelleborg, la fábrica de Shashin Kagaku, situada en Kusatsu, fue capaz de resolver los retos a los que se enfrentaba, es decir, ofrecer una calidad de la impresión estable y mejorar la eficacia de la producción. Printing Experts ha hablado con miembros de la división de Fabricación de la planta de Kusatsu: el líder del grupo de fabricación, el Sr. Kubo, y el Sr. Hattori, el líder del equipo de impresión del grupo.

Introducción de las prensas UV de alta sensibilidad para mejorar la calidad y la eficacia

Shashin Kagaku Co., Ltd. se fundó en el año 1868. La empresa dio sus primeros pasos en Kyoto con la calcografía y el uso de planchas de cobre. Desde entonces, ha ido evolucionando hasta aplicar técnicas avanzadas de procesamiento de imágenes y electrónica. Durante los últimos años, la empresa ha ido diversificando sus actividades de manera importante.

En la actualidad, la empresa consta de una división mediática, una división de productos y una división de servicios de salud. El departamento de impresión forma parte de la división mediática y se encuentra situado en la planta de impresión de Kusatsu, en la Prefectura de Shiga, en Japón. Sus principales líneas de productos de impresión son los folletos, los informes empresariales, los catálogos de productos y otros artículos similares, aunque la demanda de impresión de envoltorios para golosinas y caramelos se ha ido incrementando en los últimos años.

Muchos de los clientes de la empresa son de primer orden, aunque los pedidos procedentes de todo Japón hacen gala de una calidad elevada y homogénea, resultado de su gestión exhaustiva del color. En esta fábrica de Japón, con certificación de la impresión en color, la densidad de la impresión, el engrosamiento de los puntos y otros factores se gestionan digitalmente; por otro lado, durante la impresión, los materiales impresos de forma homogénea y en alta calidad se someten a las correcciones pertinentes mediante el uso de equipos especializados.

Las prensas de impresión con las que cuenta Sashin Kagaku incluyen una prensa offset UV Heidelberg de alta sensibilidad y una prensa Speedmaster que usa tintas oleosas. La empresa utilizó durante años las prensas de tintas con base oleosa pero, para mejorar aún más la eficacia y la calidad, hace dos años introdujo la prensa UV de alta sensibilidad.

Pérdida de tiempo debido a problemas de calidad

Poco tiempo después de la introducción de la prensa UV de alta sensibilidad, empezaron a surgir los problemas. El patrón impreso en la mantilla inmediatamente anterior aparecía en la imagen siguiente, un problema conocido por el nombre de «efecto fantasma», además de observarse marcas en el borde del papel. Como consecuencia de lo anterior, se perdía mucho tiempo con el cambio de las mantillas.

Son necesarios entre 10 y 15 minutos para cambiar una mantilla y, puesto que se precisan 4 cambios de mantilla para la impresión en 4 colores, la pérdida de tiempo por serie era de una hora aproximadamente. Cuando se trabaja en un pedido con un tiempo de entrega ajustado, este trabajo añadido supone un problema.

Shashin Kagaku deseaba evitar este escollo. El Sr. Hattori afirma que, aunque las mantillas suelen sustituirse tras un millón de copias, «era bastante habitual experimentar un fallo tras 20 000 o 30 000 copias».

Además, estaban los problemas de los colores turbios debido a la «retro-captación», causa de gran estrés entre los trabajadores. Todo esto no tenía sentido alguno cuando el motivo principal para adquirir la prensa fue el mantenimiento de la alta calidad y la mejora de la eficacia del trabajo. La pérdida de tiempo se traducía en horas extraordinarias y los ajustes del sistema necesarios para garantizar la calidad y los plazos de entrega complicaron las cosas durante más de un año.

Aprovechar las ventajas de los puntos fuertes originales de la prensa de impresión UV de alta sensibilidad

Preocupada por esta situación, en septiembre de 2017 Gadelius propuso un nuevo producto: la mantilla de impresión Vulcan Sunrise de Trelleborg. Tras una tirada de prueba, se obtuvieron grandes resultados y la mantilla se introdujo poco tiempo después.

Desde su adopción, el efecto fantasma, las marcas en los bordes del papel y el problema de retro-captación han mejorado de manera considerable. Al mismo tiempo, cuando la empresa utilizaba antes en torno a 25 mantillas al mes, ahora la cifra se ha reducido a 8 y la productividad ha mejorado de manera significativa. Las horas extraordinarias también se vieron reducidas y los operarios pudieron volver a centrarse en el control de la calidad.

«El tiempo perdido se ha reducido de forma efectiva y vuelvo a ver las ventajas de contar con una prensa UV de alta sensibilidad», afirma el Sr. Hattori. «Debido a que la impresión es de secado rápido, es ideal cuando se precisan tiempos de entrega cortos. Puesto que la calidad es comparable con la obtenida con las tintas oleosas, ahora se usa para la reimpresión de materiales previamente impresos en prensas con tintas oleosas. Gracias a la durabilidad de la Vulcan Sunrise, creo que llegaremos al millón de tiradas con una sola mantilla. Como deseamos que nuestras mantillas duren más, no solo confiamos en la limpieza automática de la prensa, sino que usamos un disolvente para llevar a cabo una minuciosa limpieza manual final».

Avances hacia una calidad homogénea y la optimización de los sistemas

«Sin duda, debemos trabajar en cosas nuevas pero, por lo que respecta a nuestros materiales impresos existentes, realmente creo que mantener una alta calidad homogénea debe ser nuestra prioridad», afirma el Sr. Kubo. No obstante, no solo se trata de mantener el status quo. Advierte que, cada día, el objetivo es alcanzar el máximo nivel de calidad, aplicando la mayor destreza posible. «El sector de la impresión está atravesando tiempos complicados", afirma el Sr. Hattori en relación con la gestión de la calidad. «Por eso, debemos mantener el nivel de la impresión que hemos mantenido hasta la fecha. La calidad es una herramienta para ganarse la confianza del cliente».

Sin embargo, es posible mejorar los materiales y sistemas existentes, al tiempo que se mantiene el nivel de calidad actual. Por su parte, el Sr. Kubo señala: «Me gustaría probar más cosas nuevas y mejorar la eficacia; hay muchos productos que estamos probando, incluidos disolventes. Por eso, no es del todo imposible que cambiemos una prensa que utiliza tintas oleosas por una prensa UV de alta sensibilidad. Si lo hacemos, por supuesto que elegiremos Vulcan Sunrise, un producto que ya se ha ganado nuestra confianza».

Gadelius seguirá seleccionando los mejores productos de Europa para Shashin Kagaku y otras imprentas clientes, para que siempre podamos ofrecer la mejor solución a la medida de sus necesidades.

Descarga PDF